viernes, 1 de febrero de 2019

Obesidad Estrogenos Y Reflujo Gastroesofagico


En un trabajo publicado en la revista Journal of American Medical Association, en su número del 2 de Junio de 2003, un grupo de investigadores de los Departamentos de Cirugía y de Epidemiología del Instituto Karolinska de Estocolmo, en colaboración con otros de los Departamentos de Medicina Comunitaria y de Medicina General de la Universidad Noruega de Trondheim, llegan a la conclusión de que existe una relación significativa entre el índice de la masa corporal y los síntomas del reflujo gastroesofágico y que esta relación es más fuerte en las mujeres que en los hombres, de modo especial en las premenopáusicas (hormonalmente activas), así como que la administración de estrógenos a mujeres menopáusicas potencia la asociación entre obesidad y reflujo gastroesofágico.

El estudio epidemiológico ha evaluado 43.363 individuos (20.839 hombres y 22.994 mujeres). Después de excluir a 378 mujeres embarazadas, quedaron 22.616 mujeres para el estudio. La edad media de los participantes fue de 52 años entre los 3.113 casos con pirosis intensa o regurgitación ácida durante los últimos 12 meses, y de 48 años entre los 39.872 casos sin reflujo que sirvieron como control.

En los hombres se observó una asociación moderada y dosis-dependiente entre el aumento del índice de la masa corporal (obesidad) y los síntomas del reflujo, asociación muy manifiesta en los hombres muy obesos.

En las mujeres se observó que la asociación entre índice de la masa corporal y síntomas de reflujo fue más fuerte en las muy obesas premenopáusicas que en las muy obesas postmenopáusicas. Entre las mujeres que habían sido tratadas con homonoterapia en su menopausia (estrógenos) se observó un fuerte incremento en el riesgo de padecer síntomas de reflujo gastroesofágico.

El estudio demuestra, en conclusión, una asociación fuerte y dosis-dependiente entre el incremento de la masa corporal (obesidad) y el reflujo gastroesofágico sintomático en las mujeres y sólo una asociación moderada en los hombres. La asociación entre obesidad y reflujo fue más fuerte en las mujeres premenopáusicas (con actividad estrogénica). En las mujeres de peso normal existe una débil asociación entre tratamiento con estrógenos y reflujo. Si aumenta la masa corporal (obesidad), la asociación en las mujeres entre tratamiento con estrógenos y reflujo se hace más fuerte, lo que sugiere que la terapia con estrógenos tiene un efecto modificador de la relación entre masa corporal y reflujo.

El estudio también revela que la disminución del peso corporal se asocia con una reducción del riesgo de reflujo.