miércoles, 5 de diciembre de 2018

¡No lo pienses más, contrata un seguro de vida!


Las personas siempre se plantean si tener o no un seguro de vida ya que no es obligatorio tenerlo pero sí muy recomendable, sobre todo si la casa está hipotecada y hay hijos de por medio a los que se les quiere dar una buena educación universitaria en un futuro no muy lejano. Por estas y otras razones más se recomienda tener un seguro de vida.

Protege a toda tu familia ante cualquier enfermedad

Todos estamos expuestos a sufrir de alguna enfermedad en cualquier momento, por eso es recomendable contratar un seguro de vida antes de que esto suceda, debido a que el seguro puede cubrir todos los gastos desde el tratamiento clínico hasta la asistencia médica en el hogar de ser necesaria. Además de cubrir la asistencia sanitaria, las pruebas médicas y los tratamientos específicos que se requieran.

Respalda tus gastos tras el fallecimiento de algún familiar

Al momento en que un familiar nos deja, hay que asumir los gastos de su muerte y las deudas que este haya dejado, ya sean tarjetas de créditos, alquiler, préstamos y una que otra deuda pendiente. Con un buen seguro de vida estos gastos pueden quedar cubiertos incluyendo la incineración o el entierro.

Olvídate de hipotecar la casa


Contratar un seguro nunca será obligatorio pero es preferible pagar uno a tener que hipotecar la casa y con riesgo de perderla por tener que salir de un apuro financiero. Pagar un seguro de vida te dará más beneficios sin riesgos e incluso hay bancos que ofrecen mejores condiciones a sus clientes en caso de un préstamo si éste está vinculado a un seguro de vida.

Cuida tus ahorros

Si tienes algún proyecto en mente y necesitas guardar tus ahorros, el saber cómo contratar un seguro de gastos médicos facilmente, podrá hacerse cargo de todo lo que necesites para llevarlo a cabo, ya sea para emprender algún negocio o reunir el dinero de tus hijos para cuando deban estudiar en la universidad.

Nunca estará de más tener un seguro de vida. Lo mejor siempre será contratarlo antes de que ocurran imprevistos y no saber cómo correr con los gastos. Sin embargo, hay que tomar en cuenta la calidad del seguro y no irse de buenas a primeras con el primero que se nos presente, por eso es recomendable ir con un asesor para así tomar la mejor decisión.