martes, 27 de noviembre de 2018

¿Qué es la aromaterapia?


La aromaterapia es un método natural de curación que utiliza los aceites esenciales con el fin de tratar determinadas afecciones, tanto del aspecto físico, mental, emocional como energético, para lograr la recuperación y el mantenimiento de la salud y el bienestar. Dentro del reino animal hay muchas especies que utilizan las plantas no sólo como un alimento, sino también para aliviar y curar sus dolencias.

En la Prehistoria, a lo largo de miles de años de probar y rechazar instintivamente las plantas del entorno, nuestros antepasados se fueron familiarizando con sus poderes terapéuticos. El término perfumar proviene del latín y significa “exhalar a través del humo”. Su origen se remonta al descubrimiento del fuego, con que se quemaban cortezas y hierbas aromáticas que causaban diferentes reacciones según los aromas que desprendían: relajación, energía, excitación, concentración… Por ello se empleaban en los rituales.

Para los antiguos egipcios, la aromaterapia era una forma de vida. Se conservan papiros donde se detallan remedios con plantas medicinales para tratar diferentes patologías. Usaban principalmente aceites perfumados, cortezas, resinas y especies tanto en medicina como para embalsamar a sus muertos.

Inspirándose en la cultura egipcia, los griegos y romanos clásicos comercializaron un amplio abanico de perfumes, fragancias y resinas mezcladas con aceites vegetales, que también empleaban en los rituales religiosos, la cosmética y la medicina. Según Hipócrates, padre de la medicina actual, “en la naturaleza hay un remedio para todas y cada una de las enfermedades”.

Los primeros documentos escritos sobre las propiedades curativas de los aromas de los aceites vegetales y las técnicas de obtención provienen de China. En la cultura hindú la aromaterapia también es un componente muy importante. Un ejemplo es la madera de sándalo, empleada en los inciensos y en cosmética.

Durante la edad media, el médico árabe Avicena, buen conocedor de los remedios a base de plantas medicinales, descubrió (o redescubrió) la destilación, obteniendo por primera vez la famosa agua de rosas. Con las cruzadas, los cristianos importaron sustancias aromáticas desde Oriente hacia Europa, donde pronto se desarrolló una industria del perfume.

Cuando se hizo importante la medicina herbácea


Cuando la peste comenzó a arrasar el viejo continente, la medicina herbácea adquirió una gran importancia, pues era la única arma que disponía la población para combatir las enfermedades.

Dentro del renacimiento, el siglo XVII fue el período de máximo esplendor de la herboristería en Europa. Hasta el siglo XIX, la humanidad dependía de las plantas para elaborar sus medicinas. Pero con los avances en el campo de la química, que permitieron sintetizar en el laboratorio los remedios vegetales y venderlos a un precio más económico, la fitoterapia entró en declive.

Durante el siglo XX, el interés por los tratamientos naturales adquirió una importancia renovada.
El 1.930 se elaboró en Hungría el primer perfume con alcohol, base que conseguía absorber y fijar los aceites esenciales con más intensidad. El químico francés René Gattefossé descubrió accidentalmente la eficacia del aceite de lavanda sobre las quemaduras cuando estaba trabajando en su laboratorio de perfumería, y decidió seguir investigando sobre los aceites esenciales y sus propiedades. Fue él quien creó el término “Aromaterapia” para referirse a la forma de curación a través de los aromas, que plasmó en el libro del mismo título escrito en 1928.

Jena Valnet, basándose en los estudios realizados por Gattefossé, usó durante la segunda guerra mundial aceites esenciales antisépticos para desinfectar las salas de los hospitales, esterilizar los instrumentos quirúrgicos y tratar las heridas de guerra. Escribió una obra clave, Aromathérapie, con que esta terapia logró el reconocimiento que se merecía como disciplina.

Marguerite Maury, bioquímica y esteticista austríaca, investigó sobre el uso de los aceites esenciales en su vertiente más rejuvenecedora y cosmética. Fue la primera que aplicar los aceites esenciales diluidos en aceite vegetal para el masaje. También incidió en la importancia de prescribir a cada persona una mezcla de aceites que le devolvieran el equilibrio no sólo físico, sino también mental y emocional, creando los pilares de la aromaterapia moderna.

Continuar Leyendo