martes, 18 de septiembre de 2018

El arañazo, otra forma de placer


El arañazo puede resultar tan doloroso como placentero. En el sexo casi más importantes que la penetración lo son los besos y las caricias, aunque también existen otras formas de relacionarse a través de la piel que pueden resultar igualmente placenteras en momentos de pasión.

Pese a que la falta de confianza con el amante o la sensación de dolor que pueden conllevan frenan su uso en numerosas ocasiones. Se trata de los pellizcos, los azotes, los arañazos y los mordiscos.

Causas y zonas del cuerpo

En muchas ocasiones se dice que en la cama el auténtico órgano sexual lo constituye la piel. La epidermis es una superficie extensa que está en completo contacto con la otra persona y a través de la cual sudamos, nos tocamos, etc.

Esta vez vamos a centrarnos en el arañazo y en qué dice el libro del Kamasutra sobre su práctica. Según el volumen esta práctica se suele llevar al cabo cuando el amor está intensificado por circunstancias como las siguientes:

La primera visita, en el momento de partir de viaje, al retorno de un viaje, cuando se produce la reconciliación con la otra persona irritada y, por último, cuando la mujer está embriagada.

Para que el arañazo sea placentero se requieren uñas “que sean brillantes, bien colocadas, limpias, completas, convexas, suaves y pulidas”.

Asimismo, se recomiendan algunos lugares donde debe ejercerse la presión, como el hueco de la axila, el cuello, los senos, los labios, el jaghana o parte media del cuerpo y los muslos.

Sin embargo, también se dice que si la pasión es excesiva lo que menos importa es preocuparse del lugar donde arañar en concreto.

Tipología de arañazos

Según las zonas y la forma de llevarse a cabo se establecen ocho tipos de arañazo:
  1. Presión sonora con las uñas: El amante presiona el mentón, los senos, el labio inferior o jaghana de la otra persona con dulzura, sin dejar rasguño. El pelo se endereza con las uñas, produciendo un ligero sonido.
  2. Media luna: curva de las uñas que queda impresa en el cuello y los senos.
  3. Círculo: las medias lunas quedan marcadas una enfrente de otra. Esta marca se hace habitualmente en el ombligo, en las pequeñas cavidades en torno a las nalgas y en las junturas de los muslos.
  4. Línea: marca en forma de línea corta en cualquier parte del cuerpo.
  5. Zarpa de tigre: cuando se trata de una línea trazada en el pecho.
  6. Pata de pavo real: línea curva sobre el pecho con las cinco uñas. Es difícil de realizar y se hace para alardear.
  7. Salto de la liebre: cinco marcas, una tras otra, con las uñas cerca del pezón.
  8. Hoja de loto azul: marca en el pecho o en la cadera en forma de hoja de esta planta.